Diseñando un sistema de agrosilvicultura de múltiples capas para la palma de azúcar

Este es un sistema esencial para escalar en vez de continuar usando los destructivos monocultivos africanos de la palma de aceite.

Este es un sistema esencial para escalar en vez de seguir usando los destructivos monocultivos africanos de la palma de aceite. La industria africana de la palma aceite se está expandiendo rápidamente alrededor de los trópicos, deforestando los últimos bosques tropicales restantes. Comienzan por la tala y la quema de bosques ricos en carbono y biodiversidad – produciendo literalmente “bombas de carbono”, ya que liberan cantidades masivas de carbono almacenado, aumentando las emisiones de gases de efecto invernadero en la atmósfera ya sobrecargada. La deforestación es responsable de al menos un 1/3 del problema global de las emisiones de carbono.

La Palma de Azúcar, por otra parte, se cultiva en un sistema de producción agroforestal multi-estrato en lugar de un sistema de monocultivo. La investigación en Filipinas ha demostrado que estos sistemas almacenan más carbono que el bosque silvestre circundante. La savia azucarada de la palma de azúcar se puede recolectar durante todo el año a partir de un ecosistema forestal bio-diverso que no requiere insumos químicos tan diferentes de las plantaciones de palma africana, así que se puede afirmar que estos cultivos no contribuyen al problema de la contaminación de los arrecifes de coral dañinos. La Palma de Azúcar regenera los suelos degradados, mantiene las pendientes empinadas y evita la erosión. Es un sistema que es muy resistente frente a la interrupción del clima, y ​​se caracteriza también por ser un sistema de producción de carbono negativo para el bioetanol. El etanol de palma de azúcar es mucho más eficiente que cualquier otra fuente de bioetanol conocida y producida actualmente a escala comercial, por lo que este sistema puede producir un ROI tan alto cuando se combina con otros productos forestales de alto valor.

Si se amplía a nivel mundial, este sistema podría reemplazar gran parte del uso de petróleo del mundo, reemplazando a los petro-combustibles con biocombustibles que realmente pueden curar la atmósfera, proteger las reservas restantes de carbono de los bosques tropicales y limpiar aún más el exceso de carbono en la contaminación del aire, almacenándola con seguridad en los suelos y en la biomasa de los bosques tropicales.

 

En la actualidad hay más de 500 millones de hectáreas de bosques tropicales degradados en todo el mundo que podrían ser regenerados a través de esta solución global para el clima de carbono. Tenemos todas las herramientas necesarias para resolver este problema.

El tiempo es esencial.