Nuestra solución reúne a líderes de pensamiento y acción altamente colaborativos de ambos extremos de las cadenas de suministros globales. Con su ayuda, podemos construir asociaciones poderosas que desbloqueen los vastos recursos necesarios para revertir el cambio climático.

Agrupando las inversiones para aumentar el número de los centros de la aldea rápidamente, podemos reducir perceptiblemente las 3 fuentes humanas principales de GHG. Los donantes, socios corporativos e inversores de impacto pueden inyectar el capital financiero necesario para nuestros micro-emprendedores. Trabajando juntos, podemos construir centros de negocios regenerativos en todo el mundo.

A través de la formación y el apoyo empresarial, los grupos de mujeres agricultoras podrán crear y hacer crecer negocios verdes rentables. Las nuevas empresas les ayudarán a tener mayor acceso a las finanzas, la educación, los mercados, los microcréditos, la autodeterminación y sus propios títulos de propiedad.

Los centros en las aldeas proporcionan las condiciones clave que les permitirán salir de la pobreza para siempre y regenerar ecosistemas degradados en todo el mundo. Los beneficios de los Hubs (centros de apoyo) se reinvierten localmente para incentivar a los agricultores a detener la deforestación, adoptar métodos agrícolas que reducen el carbono y producen biocombustibles forestales altamente eficientes.

Proporcionando una alternativa al crecimiento de la demanda de combustibles y leña, podemos reducir la creciente demanda, bajando así aún más las futuras emisiones de GEI. Tres centros de apoyo ya están operando en Indonesia – con análisis de terceros que demuestran la rentabilidad, los beneficios sociales y las mejoras de los ecosistemas del modelo. El financiamiento de la sostenibilidad con este enfoque se vuelve aún más poderoso cuando se combina con programas de inserción corporativa y de créditos de carbono de grandes corporaciones y organizaciones que tratan de minimizar su huella de carbono.